jueves, 24 de marzo de 2011

Ser K

Más allá de los logros sociales, los méritos internacionales y el nivel cultural de sus representantes, el ser K se puede fundamentar desde otra óptica.
Cuando vemos que quienes ponen mala cara ante cada anuncio de la Presidenta son empresarios vestidos de políticos que apoyaron la cultura noventista, radicales sin memoria que entre tantas cosas malas recortaron jubilaciones y hoy lloran con demagogia por los abuelos. Cuando vemos que en la vereda opuesta están los medios que nos vendieron pescado podrido por años, cuando al hablar Cristina se irritan los sangrientos militares. Al ver a los poderosos del campo gritar en medio de sus dolares, cuando durante el menemato compraron su silencio, apesar de que los pequeños productores tenían que regalarles sus tierras.
Por estas y tantas cosas más me pongo orgulloso de ser Kirchnerista, por que ser K no es simplemente estar de un lado, es tener en claro de que lado no querer estar.
Ser K es un motivo de esperanza cierta, real y concreta. Es ver a los jóvenes en la política, es ver a los que menos tienen con un poco más, es respetar al que tiene haciendole entender que ser solidario es un beneficio para todos, y todas lógicamente.
Por que apoyar a Cristina no es simplemente un gesto, es una muestra de cariño genuino, es confiar, crecer con ella y sentir que uno es parte.
Tal vez es un resumen muy breve. Quedan cosas afuera y otras tantas no las recuerdo. Lo lindo es eso, saber que hay tanto hecho que con algunas simples lineas no podemos describir tantas virtudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada