miércoles, 29 de septiembre de 2010

El circo de los Medios


Estuve viendo estos días un discurso de Lula, donde de manera muy graciosa y eficaz decía algo así como que la situación de los medios de comunicación en Brasil es ya insostenible, que son alevosamente parciales. E invitaba a los diarios y a los canales de televisión a que directamente lleven el color y la cara de los partidos y personajes políticos a los que representan.
Es para destacar el parecido con la situación que vivimos por estos pagos. Veré si puedo explicarme.
Hace un tiempo vengo experimentando la sensación, cada vez que tengo el desagrado de ver un programa de los catalogados como periodísticos de TN, de canal 13, de America, de sentirme ante una representación teatral (de muy mal gusto y nivel, por cierto). Una farsa, una parodia, una simulación de lo que debería ser un programa periodístico. Donde el entrevistador se muestra indignado con un tema, y tiene una posición tomada claramente en una vereda política, que siempre es la misma, y que va a seguir siendo la misma, no importa el contenido del tema en cuestión: está y estará siempre en la vereda de enfrente del gobierno.
Para compartir su angustia (y para seguir con el circo) el “periodista” invita al programa a un diputado opositor, que también tiene una posición, que siempre es y será la misma.
Cada tanto, para simular pluralismo, llevan a algún integrante del oficialismo, a quien, por lo general, tratan muy mal.
Todo este esquema, me deja la sensación de que el programa de hoy es igual al de la semana que pasó, y al de la semana que viene, y al de las que seguirán pasando. Que es todo una puesta en escena, que no hay análisis ni opiniones personales, sino defensas de intereses, defensas de empresas, defensas de capitales. Defensas cada vez mas evidentes, mas ordinarias, con mas odio y con mas preocupación por que no les quiten la impunidad que tuvieron durante años.
Y acá esta lo que me parece mas positivo de todo esto.
Cada vez es mas claro que los grandes medios de comunicación son empresas, no simples emisores de opiniones y contenidos, sino empresas millonarias a las que les importa lucrar, a como de lugar. Y sus periodistas son en realidad empleados, muy bien pagos, que defienden a sus patrones. Y lo seguirán haciendo mientras puedan. Por eso es fundamental que se aplique la ley de medios. Por eso me gustó la frase de lula. Para acabar con la ficción, y que quede abiertamente declarado quien es quien, y que intereses defiende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada